Descubre Club A con su autor. Entrevista Juan Carlos Ruiz

Descubre Club A con su autor. Entrevista Juan Carlos Ruiz

DESCUBRE CLUB A CON SU AUTOR.

“A ver si te dejas de tonterías y te inventas un juego para la resolución de problemas matemáticos”. (Montse, la Directora)

 

Tras Mascotas, Metalcorps, Rainbow , Chuches y Mas Mascotas, en unos semanas se publicará “Club A”, una nueva serie de juegos con un enfoque claramente educativo. creada por Juan Carlos Ruíz, Maestro de Primaria y Socio de Átomo Games. Hoy charlamos con él para que nos cuente con poco más sobre estos juegos y su experiencia como docente y creador de juegos. 

 

En los últimos años parece que se extiende esta tendencia de impulsar tanto la gamificación en el aula como el aprendizaje basado en juegos. Desde tu día a día como Maestro de Primaria, ¿Cómo ves esta tendencia? ¿Es un fenómeno real o cosa de “cuatro locos”?

Bueno, el término gamificación tiene ya unos años pero se ha puesto de moda hace poquito. No obstante, son muchos los docentes que han utilizado el juego como vehículo en su día a día desde hace muchos años, si no, pregúntale a las maestras de Ed. Infantil, son una expertas.

Es cierto que la tendencia está cambiando ya que, tanto el sistema educativo como la sociedad en sí están cambiando a una marcha frenética, y los alumnos cada vez demandan más atención y motivación. Ahí entran en juego estos términos. Jugar siempre es bueno, y si además nos ayuda en nuestra labor docente, estoy convencido que los resultados serán mejores.

 

¿Cómo reaccionan tus alumnos cuando les llevas un proto nuevo para jugar en clase? ¿Montan una fiesta por poder jugar o ya los tienes fritos?

Uff, montan una fiesta. Son ya innumerables los juegos que llevo al cole, tanto juegos ya editados como prototipos. Respecto a los juegos editados suelo usarlos como apoyo al aprendizaje, en función del momento, la temática y las necesidades concretas. Así por ejemplo, utilizamos varios juegos para trabajar las mates, la atención o la competencia lingüística. Y respecto a los prototipos, rara es la semana que no llevo alguno y es cierto que hay que poner orden muchas veces. La cuestión es que no solo son mis niños, el resto de cursos también están al acecho. Juego con grupos de todas las edades y niveles curriculares. Nos lo pasamos genial y mejor zona de pruebas que esa no puedo tener.

Jugando al prototipo de Jeff el Grumete en el cole. 

 

A la hora de crear tus juegos, ¿te inspiras en ideas que trabajáis en el aula? Confiesa, que no nos lee nadie… las ideas para tus juegos te las dan tus alumnos, ¿verdad?

Respecto a la primera pregunta, a veces sí y a veces no. Muchos de los juegos que utilizo son creaciones propias para trabajar conceptos concretos (tengo muchos, más de 20 en el cajón), incluso a veces peticiones de los propios compañeros. Y respecto a si mis niños me dan ideas, sí, suelen proponerme temáticas y tipos de juegos. Por ejemplo, el nombre de uno de los juegos del Club A, se lo puse gracias a un alumno: Javier. Él es el responsable de que Jeff El Grumete se llame así.

 

De Club A ya se ha publicado incluso una demo online y sabemos que son juegos con un enfoque claramente educativo. ¿Qué te llevó a diseñar una serie de serious games cuando la tendencia general es el juego familiar que se puede adaptar al aula?

Todo comenzó con una petición de mi directora Montse. El año pasado me vino y me dijo: A ver si te dejas de tonterías y te inventas un juego para la resolución de problemas matemáticos”. Y ahí se me activó la pestañita. Porque en casa muchos padres se centran en si el niño hace bien las operaciones, pero los maestros sabemos que es tanto o más importante, que entiendan los problemas y sepan cómo hay que resolverlos.  Además, esa era una de las propuestas de mejora del centro para el curso 2019-2020.

De ahí vino la idea de hacer un juego donde no premie el cálculo mental, sino que lo importante sea el razonamiento, la lectura comprensiva. El cálculo mental queda aquí en un segundo plano y quien quiera le puede pedir al niño que le diga el resultado, pero el juego se centra en la comprensión del problema y entender como debe resolverlo. Esto es lo que ofrece Jeff El Grumete

Después, ya hablando con mis compis de editorial decidimos ampliar a otras áreas, y ahí nacieron Bob el Explorador y Jessie the Tourist (en el que me ayudó a elaborarlo mi compañero Pedro, que es especialista en esa materia)

A partir de ahí, decidimos trabajar con el gran Jonathan Cañamero (El Mortal) para ilustrarlos, que creo que le ha dado el toque justo que necesitaba el juego.

 

El nombre de uno de los juegos de Club A, se lo puse gracias a un alumno. Javier.

Jeff El Grumete uno de los primeros títulos del Club A

 

¿Te costó mucho convencer a tus socios de Átomo para apostar por un producto tan distinto a vuestra línea habitual? ¿Tuviste que recurrir al soborno o llevarlos de copas para que dijeran que sí?

Bueno, en principio teníamos claro que seguiremos apostando por el juego como herramienta de aprendizaje y esta era una oportunidad de oro para incluir un serious game en nuestro catálogo teniendo en cuenta el excelente feedback recibido por los compañeros, niños y  docentes. Además en Diciembre hicimos un taller en Córdoba solo para docentes y les encantó a todos.

Con tantas opiniones positivas fue fácil convencerles y seguimos adelante con el proyecto, y yo que me alegro, porque me hace mucha ilusión que puedan ayudar a que aprender sea más divertido tanto en clase como en casa.

 

Cuéntanos un poco más de los tres juegos y los personajes con que se inicia Club A

Corresponden a 3 juegos educativos para trabajar las áreas instrumentales (Mates, Lengua e Inglés) los cuales están complementados con excelentes temáticas como son los piratas, los exploradores y los lugares más emblemáticos del mundo. De una manera transversal incluimos otras áreas como las ciencias o la plástica, ya que conocemos curiosidades, monumentos, lugares y maravillas del mundo y muchas de las aventuras tienen que ver con ello.

 

Todos sabemos que la última parte del curso no ha sido normal . Club A puede ser una herramienta muy útil para que, a la vez que se divierten, los niños refuercen conceptos este verano o el curso que viene..

 

¿Y porque ese nombre para la serie?

Realmente fue darle nombre a una saga que comienza con estos tres simpáticos personajes: Jeff, Bob y Jessie. Fue una idea de mis compañeros y entre todos pensamos que podía ser un Club , como un grupo de amigos.  Luego añadimos la A que  es tanto de aprendizaje, como de aventura, aula y también de átomo, claro je je.

 

A la hora de diseñar estos juegos, ¿los has pensado como una herramienta para el aula o para su uso en casa?

Está pensado para ambas cosas. De hecho son ya varios los alumnos que se lo han llevado a su casa para jugar con sus familias durante el fin de semana y son ideales para trabajar el razonamiento, la atención y la comprensión, sin olvidar la lectura, teniendo en cuenta que los niños y niñas aprenderán y recordarán muchos conceptos con ellos.

Todos sabemos que la última parte del curso no ha sido normal . Club A puede ser una herramienta muy útil para que, a la vez que se divierten, los niños refuercen conceptos este verano o el curso que viene.

Y respecto al aula, yo los he usado directamente en el ella, tanto en el día a día (con diversas actividades de ABJ) como en clase de refuerzo y aulas de apoyo.

 

¿Y tienes en mente ampliar la serie con nuevos juegos para otras temáticas o edades?

Sí, la idea es ir ampliando a otras materias (ciencias,  música…) y también a otros grupos de edad, pero todo depende de la acogida que tengan estos primeros títulos.

Sinceramente, confío en que pronto se unan más personajes a Club A. Será señal de que los padres, educadores y niños, han disfrutado de los juegos y les ha ayudado en sus procesos de enseñanza y aprendizaje. Eso es lo más importante.

 

Viendo las ilustraciones tan chulas de Jonathan Cañamero, dinos cual es tu carta favorita de los tres juegos y la publicamos a modo de spoiler.

Mi carta favorita es la que Jeff está preparando en el barco unas sardinas asadas. ¡Me encantan los espetos malagueños!

Carta de los “espetos malagueños”. La preferida por su autor

 

Y ya para despedirnos, una pregunta que debe contestar cualquier jugón. ¿Cuanto dinere tienes?… anda, no. Que esa pregunta es de Broncano. Mejor esta. Si te obligan a elegir ¿Catán o Carcassone?

Catán, sin duda. Han sido muchas horas jugando y explicando el juego. Es un juegazo.