Aprendemos a contar jugando: Hungry Shark

Aprendemos a contar jugando: Hungry Shark

¡APRENDE A CONTAR CON HUNGRY SHARK!

En estos tiempos en que los peques están en casa y necesitamos herramientas para entretenerles y para ayudarles en su proceso educativo, queremos compartir con vosotros nuevos usos que le podéis dar a Hungry Shark. En este caso, para niños y niñas en la etapa de educación infantil, que podrán aprender jugando tanto a contar, como a asimilar colores, reconocimiento de formas y  primeras instrucciones lógicas sencillas. ¿Queréis saber cómo? Enseguida os lo contamos.

Hungry Shark es un juego de Eugeni Castaño, un maestro de primaria que siempre se ocupa de que sus juegos sean educativos además de divertidos, estando muy enfocados al Aprendizaje Basado en Juegos (ABJ).

Como juego de mesa, es perfecto para trabajar el cálculo mental en todas las edades (el nivel más difícil, es un reto incluso para adultos) . En cada ronda, se levantan tres cartas en las que pueden aparecer distintos tipos de peces, pulpos y tiburones. El objetivo es siempre decir cuantos peces escapan de los tiburones, ganando la ronda el primero que diga el número correcto.

Ejemplo de disposición de cartas.

 

En función del modo de juego, se aplicarán distintas reglas para realizar dicho cálculo.  Por ejemplo en el modo “pezqueñines, el más sencillo, solo contaremos peces y la respuesta en este ejemplo sería 6. En el segundo nivel (tiburón comilón),  los tiburones se comerán a los peces que estén en su camino salvo que los esté vigilando un pulpo pulpo (la respuesta en este ejemplo, sería 5).  Si jugamos al último nivel, la burbuja de la carta central indica una instrucción lógica adicional (en ese caso, solo se cuentan los peces naranjas que escapan de los tiburones, y la respuesta sería 1). Si queréis ver videos y tutoriales, tenéis varios en la ficha del juego

La dificultad del juego se ajusta tanto por niveles como en función de la edad de los jugadores, porque no se trata de ser capaz de calcular el resultado, sino de ser el más rápido en hacerlo, pero si te aceleras y fallas…. perderás uno de los puntos que ya hayas ganado.  Así funciona como juega de mesa, pero ¿qué ocurre si queremos utilizar este juego como material educativo? Pues que Hungry Shark se puede convertir en un serious game.

Un serious game es un juego que se enfoca más a un aspecto educativo que lúdico (dentro de que todo buen juego, debe siempre contener ambos elementos). En ese caso, y para niños en etapa de educación infantil (entre los 3 y 5 años), podemos utilizar este juego como herramienta para aprender a contar de forma divertida.

COMO FUNCIONA

En principio deberemos trabajar con un solo niño o darle a cada uno un conjunto de cartas para contar. Recordad que no queremos que compitan, sino que cada uno cuente a su ritmo.  Incluso las primeras veces, podemos empezar por darles solo una tarjeta o dos. No hay prisa… aprender a contar tiene que ser divertido!!

Una vez que se familiaricen con las cartas y sus personajes, colocaremos como siempre los tres montones de cartas y les daremos la vuelta (primero a la central y luego a la de los laterales), pero esta vez, no introducimos el concepto de velocidad. Empezaremos jugando al modo más sensillo (pezqueñines) pero sin el componente de competición o velocidad. Los niños solo tendrán que hacer el conteo (las primeras veces con nuestra ayuda)  aprendiendo de la forma que para ellos es más natural. Jugar.

Cada vez que nos digan la cantidad correcta, le damos una de las cartas como premio y sacamos tres nuevas. En total podemos hacer 18 rondas, pero lo normal es que niños tan pequeños se cansen antes. Se trata de jugar, cuando no quieran seguir es mejor dejarles pasar a otra cosa. Si nos siguen pidiendo más… lo mismo os tiráis así toda la tarde je je.

¡¡¡Llegan las burbujas marinas!!!

 

Cuando el niño tenga ya capacidad de conteo, podemos dar un paso más e introducir las instrucciones lógicas. Para ello, usaremos las  “burbujas marinas” que vienen en la carta central. Sin embargo, al contrario que ocurre cuando usamos Hungry Shark como juego al uso, esta vez seguiremos sin tener en cuenta los pulpos y tiburones. Solo contaremos los peces, aunque esta vez solo  contaremos solo los de un tipo, ignoraremos los de un color concreto o diremos de que tipo de pez hay más o menos, en función de la burbuja que haya salido.

De esta forma, cuando ya tienen más dominio del conteo, les introducimos conceptos lógico-matemáticos adaptados a su edad y seguimos trabajándolos con ellos sin entrar en ningún tipo de competición. Eliminamos la parte de juego competitivo, y convertimos Hungry Shark en un serious game o juego educativo, para aprender a contar de forma sencilla.

JUGANDO CON NIÑOS DE DISTINTAS EDADES

Por último, si en casa tenemos más de un niño y con distintos niveles, podemos trabajar el conteo y el cálculo mental con ambos, sin hacerles competir directamente. Para ello, cada uno jugará siguiendo unas reglas y tendrá que dar el resultado correcto en función del nivel en el que está jugando (por ejemplo, uno haciendo conteo en el modo pezqueñines, y otro más mayor jugando en el modo más complicado). Cada vez que uno de ellos acierta, se lleva una de las cartas del juego y si queremos en todo caso, al finalizar todas las rondas podemos ver cual ha conseguido más cartas, pero no tenemos en cuenta nunca quien ha dado la respuesta más rápido.

Eso lo dejamos para el modo de juego habitual, que como bien marcan las instrucciones del juego es para niños de 6 años en adelante. Precisamente para que ya tengan muy desarrollado el conteo y las instrucciones lógicas, y les podamos “retar” a hacerlo a alta velocidad.

 

OTROS SERIOUS GAMES PARA DESCARGAR

Para concluir, os dejamos varios links a otros serious games y materiales educativos que tenéis disponibles en nuestra web para trabajar con Aprendizaje Basado en Juegos:

Juego online de Hungry Shark

Print and play “Divide y vencerás”

Print and play “Rainbow. Un arcoíris de emociones”